close Facebook Twitter Instagram LinkedIn
21 mins

What Happened to You? de Bruce D. Perry, MD, PhD y Oprah Winfrey, resumen del libro

Conversaciones sobre trauma, resiliencia y curación
by The Blinkist Team | Jun 28 2023

En este resumen del popular libro What Happened to You? de Bruce D. Perry, MD, PhD y Oprah Winfrey te presentamos las ideas principales de este clásico best-seller.

 

Sinopsis

What Happened to You? (2021) es una exploración a fondo de los traumas y cómo afectan al cerebro. Mucho antes de que podamos interpretar racionalmente las experiencias traumáticas, estas se quedan grabadas en nuestros circuitos neuronales. Influyen en la manera en que reaccionamos al estrés, entablamos relaciones y buscamos sentido a la realidad. Por desgracia, los traumas suelen malinterpretarse. Si entendemos los traumas como trastornos cerebrales y sociales, podremos empezar a apoyar a los sobrevivientes de la experiencia con las herramientas que necesitan para sanar.

 

¿A quién está dirigido?

  • A los sobrevivientes de traumas.
  • A maestros, cuidadores y médicos.
  • A los aficionados a la psicología que les interesen los efectos de los traumas en el cerebro.

 

Acerca de los autores

El doctor Bruce D. Perry es neurocientífico y psiquiatra infantil. También es director de Neurosequential Network y miembro sénior de Child Trauma Academy. Entre sus éxitos de venta previos se encuentran El chico a quien criaron como perro y Born for Love.

Oprah Winfrey es la reconocida anfitriona y productora supervisora de Oprah Winfrey Show. Como activista y filántropa, ha trabajado incansablemente para concienciar sobre las experiencias traumáticas y de abuso sexual, y defender a los sobrevivientes.

 

¿Qué beneficio ofrece? Aprender a desarrollar resiliencia frente a los traumas.

¿Alguna vez han reaccionado a algo de un modo que les pareció inexplicable? ¿O no han podido evitar hábitos del tipo de las adicciones, como comer o beber en exceso, cuando están molestos?

Si es así, la reacción inexplicable o los hábitos poco saludables podrían ser consecuencia de un trauma.

Los traumas son difíciles de identificar y tratar porque suelen ser invisibles, incluso para las personas que los sufren. Si sufrieron abuso o descuido de niños, esas experiencias moldearon su interpretación del mundo y su manera de reaccionar al estrés. Pero, si no son conscientes del trauma, no podrán confrontarlo.

Es algo que Oprah Winfrey sabe por experiencia propia. Ella sufrió descuido, abuso y agresión física en su infancia. Entender ese trauma fue clave para poder liberarse de sus mecanismos de confrontación destructivos, como complacer a los demás y comer en exceso. Hoy en día, es una defensora apasionada de los sobrevivientes de traumas y colabora con el doctor Bruce Perry para aumentar la conciencia y el conocimiento de los traumas, y de cómo afectan la vida de los niños.

Estos blinks sintetizan las ideas fundamentales de la conversación entre ambos, y ofrecen maneras innovadoras de conocer los traumas y el cerebro, así como estrategias prácticas para que ustedes las apliquen en su vida.

En estos blinks, aprenderán lo siguiente:

  • Por qué un poco de estrés, en realidad, es saludable.
  • Cómo bailar puede ayudarnos a lidiar con los traumas.
  • Por qué hay una estrecha relación entre el trauma y las adicciones.

 

Nuestras experiencias únicas de la infancia moldean nuestro cerebro.

El recuerdo más claro de la infancia de Oprah Winfrey es un sentimiento: un sentimiento de intensa soledad. Desde que era muy pequeña, sabía que no la querían. Su madre era muy joven, una adolescente. No tenía el dinero ni los recursos emocionales necesarios para cuidar a su hija. Así que Oprah pasó su infancia al cuidado de distintos familiares, yendo y viniendo entre una casa y otra. Los familiares empeoraron los problemas. No solo descuidaban a Oprah, sino que, a menudo, la golpeaban brutalmente.

Todas estas experiencias moldearon la visión del mundo de Oprah. Moldearon sus expectativas respecto a quienes la rodeaban. Moldearon la manera en que se veía a sí misma. Y afectaron literalmente el desarrollo de su cerebro.

El mensaje clave aquí es: Nuestras experiencias únicas de la infancia moldean nuestro cerebro.

La parte racional del cerebro de un niño (la corteza cerebral) tarda años en desarrollarse. Alrededor de tres años, para ser exactos. Por ello, las personas, a veces, piensan que los niños pequeños no absorben mucho, que el abuso o el trauma sufrido, por ejemplo, por un niño de dos años no tiene consecuencias. Pero, en realidad, sucede todo lo contrario. De hecho, cuanto más pequeño sea el niño, más grave será el trauma para su cerebro. El cerebro de un bebé se desarrolla a un ritmo asombroso: se desarrollan 20 000 neuronas nuevas por segundo. Y todas las experiencias se registran en un “libro de codificación” personal en el cerebro. Más adelante, las experiencias traumáticas pueden manifestarse como recuerdos complejos que no se pueden entender racionalmente.

Veamos el ejemplo de Samuel. De niño, su padre lo maltrataba físicamente. El maltrato no cesó hasta que los servicios de protección infantil se llevaron al niño de la casa de su padre. Después de varios años turbulentos en los que pasó de un hogar de acogida a otro, Sam terminó en un hogar de niños. Allí recibió la ayuda que necesitaba y empezó a progresar. Entonces, llegó un maestro nuevo a su escuela y, de repente, el niño empezó a portarse mal; se volvió agresivo y retraído. El doctor Perry estaba desconcertado por el cambio de conducta, hasta que fue testigo de una visita del padre de Sam. El hombre se había puesto una colonia fuerte: Old Spice. Enseguida, Perry recordó que el maestro de Sam también usaba Old Spice. La conducta de Sam de pronto cobró sentido. El aroma despertaba en él recuerdos sensoriales aterradores y estos lo hacían actuar como si se defendiera de una agresión. Al final, la solución al problema de Sam fue simple. Su maestro cambió de colonia y la conducta de Sam también cambió.

Al tratar de entender los traumas, hay una pregunta esencial que debemos hacer: ¿Qué te pasó? Y, sobre todo, ¿qué te pasó en la infancia? La pregunta se volvió fundamental en la vida de Oprah cuando empezó a trabajar para curar su trauma infantil. Descifrar su propio libro de códigos personales les ayudará a entender las reacciones y los mecanismos de supervivencia aparentemente inexplicables que adquirieron para mantenerse a salvo.

 

No se puede tratar un trauma sin entender cómo funciona el cerebro.

El veterano de guerra Mike Roseman estaba en una cita con su novia cuando, de pronto, se vio agazapado en el suelo, presa de un terror absoluto. Su novia trató de ayudarlo, pero él empezó a soltar golpes a ciegas, y algunos la golpearon. Mike tardó diez minutos en salir de ese estado y empezar a pensar otra vez con claridad.

¿Qué había pasado? El caño de escape de un auto había producido una explosión. El ruido se parecía mucho a la detonación de un arma de fuego y activó un recuerdo traumático de cuando Roseman había estado en la guerra de Corea, hacía 30 años. Al instante, tuvo una reacción de supervivencia exagerada y se echó al suelo boca abajo como para guarecerse del fuego de un francotirador.

Este es el mensaje clave: No se puede tratar un trauma sin entender cómo funciona el cerebro.

Los recuerdos traumáticos se alojan en el tronco del encéfalo, así como en la corteza cerebral. El tronco del encéfalo procesa antes los estímulos. Después los envía a las partes “superiores” y más desarrolladas del cerebro, las asociadas con las relaciones, las creencias y el significado. Pero cuando una persona está traumatizada, tiene una reacción de sensibilidad al estrés que activa su sistema de supervivencia muy rápidamente. Es lo que le pasó a Roseman. Desde el punto de vista racional, sabía que la explosión de un automóvil no implicaba una amenaza, y que él ya no vivía en una zona de guerra. Pero como la detonación del auto activó al instante su sistema de supervivencia, él quedó temporalmente incapacitado para acceder a la parte racional de su cerebro.

El doctor Perry tiene décadas de experiencia atendiendo a sobrevivientes de traumas como Roseman. Su trabajo le ha enseñado que es esencial adaptar los procedimientos terapéuticos a la manera en que las distintas partes del cerebro procesan los traumas. Para facilitar la adaptación, creó una guía para terapeutas y educadores. Se llama modelo neurosecuencial. El modelo afirma que, antes que nada, hay que ayudar a la persona a manejar su sistema de supervivencia sensibilizado y a regularse. Por ejemplo, el doctor Perry tuvo que ayudar a Roseman a crear estrategias para calmarse y volverse menos reactivo a los factores desencadenantes. Lo ayudó a adoptar mejores hábitos de sueño y lo animó a hacer ejercicio con regularidad y hacerse masajes. Estos tratamientos mejoraron el bienestar general de Roseman, calmaron su sistema nervioso y redujeron su sensibilidad al estrés.

Solo entonces Roseman pudo acceder a la corteza: la parte del cerebro que gobierna el pensamiento racional y la lógica.

 

Aprender estrategias de regulación positiva es fundamental para hacer frente a los traumas.

Cuando estaba iniciándose como periodista, Oprah habitualmente trabajaba 100 horas a la semana y hacía todo lo posible por destacarse en su trabajo. Estaba rendida y estresada, pero ignoraba las señales de su cuerpo cuando algo andaba mal. El abuso que había sufrido de niña le había enseñado a ser muy hábil para complacer a los demás. En su afán de satisfacer las necesidades de cuantos la rodeaban, ignoró por completo sus límites. Y adormeció sus sentimientos con su droga favorita: la comida.

Cada vez que nos sentimos incómodos o estresados, significa que no estamos en equilibrio. Pero, como a Oprah, a muchos sobrevivientes de traumas se les ha enseñado a desatender las señales. Y no han aprendido estrategias positivas para regularse y recuperar el equilibrio cuando están estresados.

El mensaje clave es el siguiente: Aprender estrategias de regulación positiva es fundamental para hacer frente a los traumas.

El cerebro de todos tiene un sistema integrado de autorregulación. Este sistema está compuesto por redes reguladoras centrales. La función de estas redes es mantenernos en equilibrio. Una red controla la reacción al estrés de “lucha o huida”. Otra se ocupa de las relaciones y conexiones. Y otra más controla los circuitos de recompensa. Juntas, estas redes constituyen lo que el doctor Perry llama el árbol de regulación.

Cuando los cuidadores de un bebé constantemente satisfacen sus necesidades básicas con atención y ternura, sus redes reguladoras centrales adquieren capacidad de recuperación y el niño obtiene herramientas vitales para regularse mientras crece. Pero, si los encargados de cuidarlo son incoherentes o abusivos, el árbol de regulación del niño se daña. El nombre técnico de este estado es desregulación. Si el árbol de regulación de un niño está desregulado, sus reacciones al estrés se vuelven sensibles. Adopta un estado de hipervigilancia en busca de amenazas en su entorno y se asusta fácilmente. Como los encargados de su cuidado fueron negligentes, el niño asociará a las personas con amenazas y decepciones, y tendrá dificultad para entablar relaciones con los demás.

Esto le dificultará encontrar maneras positivas de regularse mientras crece. Como Oprah, será más vulnerable a las adicciones. Las drogas, el alcohol, las conductas autolesivas (como cortarse) y los trastornos alimentarios pueden aliviar temporalmente su angustia. El alivio es agradable y activa los circuitos de recompensa del cerebro, lo que aumenta la probabilidad de que se repita la conducta que da alivio.

En su lucha para sanar el trauma, Oprah aprendió a identificar las señales de estrés de su cuerpo. Empezó a crear límites saludables y aprendió a decir que no si algo no le convenía. Lo más importante es que encontró maneras saludables de calmarse cuando se sentía angustiada. Aunque ustedes no hayan crecido con buenas estrategias de regulación, pueden aprender maneras positivas de recuperar el equilibrio.

 

Reconocer nuestros ritmos naturales es esencial para sanar un trauma.

Pónganse la mano en el corazón por un momento, guarden silencio y tranquilícense mucho. Sentirán que el corazón les late en el pecho a un ritmo constante.

El latido es el primer ritmo, el ritmo primordial que oímos. Lo oímos en el vientre materno. El ritmo cardíaco de nuestra madre en reposo, de entre 60 y 80 latidos por minuto, se convierte en nuestro punto de partida, que nos indica seguridad y continuidad. Por eso, los bebés se consuelan al instante con el movimiento rítmico al mecerlos. Y, mientras crecemos, el ritmo sigue siendo importante para la salud mental.

El mensaje clave aquí es: Reconocer nuestros ritmos naturales es esencial para sanar un trauma.

Durante milenios, los seres humanos organizaron su vida en torno a los ritmos de la naturaleza. Pero eso ha cambiado. Ya no estructuramos nuestros días en torno a la salida y la puesta del sol. En vez de comer alimentos de temporada, podemos comer cualquier cosa a cualquier hora. Y nuestros paisajes sonoros ahora son mezclas confusas de ruidos de fondo que no podemos apagar. Estas condiciones de bullicio y arritmia pueden ser especialmente irritantes para quienes tienen un sistema de supervivencia sensible.

Oprah, sin dudas, ha luchado. Debido a su pasado de violencia y abuso, constantemente se sentía nerviosa. Le resultaba especialmente difícil estar sola de noche. A pesar de vivir en un edificio con portero y seguridad, estaba convencida de que alguien forzaría la puerta y le haría daño. Tenía dificultad para dormir y se sobresaltaba con cualquier ruido. Con el tiempo, se dio cuenta de que su sistema de supervivencia era tan sensible que no se apagaba ni siquiera mientras dormía. En consecuencia, aprendió a calmar su sistema nervioso restableciendo el contacto con sus ritmos naturales.

Periódicamente reserva tiempo para caminar al aire libre y, mientras lo hace, se concentra en su ritmo respiratorio y disfruta de la naturaleza. También se toma un día a la semana, el domingo, para descansar. Sin importar lo vertiginoso que sea el mundo, estas estrategias le permiten mantenerse en contacto consigo misma.

Caminar, bailar y cantar son actividades rítmicas que pueden ayudarnos a regularnos y lidiar con el estrés. Los movimientos rítmicos del masaje pueden ser especialmente curativos para los sobrevivientes de traumas. Y, por supuesto, podemos inspirarnos en una hoja del libro de Oprah y salir al aire libre. La naturaleza tiene ritmos tranquilizadores que pueden estabilizarnos cada vez que lo necesitemos. Mientras caminamos, entramos en sintonía con nuestros ritmos naturales y podemos descansar del ruido y la estimulación del ajetreo cotidiano.

 

Aprender a entablar relaciones positivas es fundamental para sanar un trauma.

¿Cómo aprenden a amar a alguien? Si ustedes crecieron con cuidadores cariñosos, la pregunta les parecerá extraña. La capacidad de amar parece tan natural como la capacidad de respirar. Pero, en realidad, es algo que tenemos que aprender desde nuestros primeros días. Si a ustedes nunca los amaron, simplemente no sabrán amar.

Así fue la experiencia de Gloria, una joven madre que había crecido en una serie de hogares de acogida. Quería amar y cuidar a su hija, Tilly, pero no tenía ni idea de cómo hacerlo. Al final, Tilly tuvo que ser acogida porque no recibía la atención adecuada. Por lo general, a las mujeres como Gloria se les atribuye el estigma de ser malas madres. Nadie se detiene a pensar en lo que les sucedió que las convirtió en lo que son.

Este es el mensaje clave: Aprender a entablar relaciones positivas es fundamental para sanar un trauma.

Pero, por suerte, la historia de Gloria dio un giro que no ocurre en la mayoría de los casos: obtuvo el apoyo de trabajadores sociales y terapeutas que entendieron lo que generaba su descuido. En vez de castigarla o excluirla, la trataron con cariño y respeto. Sentirse amada le enseñó a Gloria a amar a su hija. Con el tiempo, pudo volver a cuidarla.

Saber entablar relaciones positivas es la habilidad más importante que pueden cultivar para hacer frente a un trauma. El equipo del doctor Bruce Perry recopiló información de 70 000 casos de traumas en 25 países. Examinaron el trauma, las consecuencias adversas que habían sufrido las personas, y la fuerza de sus relaciones sociales con la familia y la comunidad. Observaron que la salud relacional era un mejor indicador de bienestar mental que el historial de trauma. Dicho de otro modo, el contacto humano mitiga los efectos de los traumas.

Pero la dura realidad es que los más necesitados de relaciones sociales, a menudo, carecen de habilidades para establecerlas. Pensemos en un niño en un aula que busca atención portándose mal o alguien cuyas experiencias fueron tan negativas que se aísla en entornos sociales. Lo bueno es que, como Gloria, cualquier persona puede aprender a crear relaciones. Así como podemos aprender a tocar el piano, podemos aprender a relacionarnos. Nuestro cerebro tiene neuroplasticidad: puede aprender cosas nuevas por medio de la práctica.

Pero solo podemos aprender a través de nuestra experiencia. En otras palabras, no pueden aprender a andar en bicicleta leyendo un libro. Tienen que montarse en una bicicleta de verdad. Y no pueden aprender a amar leyendo un manual. Tienen que recibir amor para poder darlo.

 

El estrés, en las dosis adecuadas, puede ayudar a adquirir resiliencia.

El estrés tiene mala reputación. Todos los días leemos relatos de terror sobre cuánto afecta el estrés nuestra salud física y mental. Pero, ¿sabían que experimentar estrés en pequeñas dosis es una parte vital del desarrollo humano?

Cada vez que vivimos una nueva experiencia o ejecutamos un proyecto de trabajo que pone a prueba nuestras aptitudes, experimentamos estrés. Hacer frente a ese estrés con eficacia es como levantar pesas: cuando pasa, somos más fuertes y adquirimos mayor resiliencia.

Los niños que crecen en hogares estables y amorosos tienen una capacidad sana para afrontar el estrés. Constantemente exploran, experimentan cosas nuevas y vuelven luego al hogar, su base de apoyo familiar. El estrés solo plantea un problema cuando es crónico o extremo. Y es especialmente difícil de manejar cuando es errático o impredecible.

Este es el mensaje clave: El estrés, en las dosis adecuadas, puede ayudar a adquirir resiliencia.

El doctor Perry tuvo la oportunidad de trabajar con un grupo de niños rescatados de una secta violenta. Su vida cotidiana estaba llena de caos y terror. Es más, desde muy corta edad les habían enseñado que todo el que no pertenecía a la secta era dañino. Perry comprendió enseguida que aplicar un tratamiento intensivo solo conseguiría aumentar la sensación de impotencia de los niños y aumentaría sus niveles de estrés.

Así que su equipo creó un ambiente lo más predecible y seguro posible. Los niños tenían la libertad de decidir lo que comían y hacían en su tiempo libre, y podían interactuar con el personal cuando quisieran. Con ese punto de partida seguro, los niños gradualmente empezaron a abrirse al personal, reviviendo sus experiencias traumáticas en breves sesiones que ellos mismos controlaban. Con el tiempo, adquirieron resiliencia y pudieron manejar el estrés en sus propios términos.

Cuando se obliga a los niños traumatizados a desenvolverse en aulas y salas de terapia como los niños neurotípicos, la experiencia puede agravar su trauma. Los niños que han sufrido traumas suelen tener una edad de desarrollo mucho menor que su edad real. No siempre tienen la capacidad de expresar sus sentimientos con palabras o adaptarse a un largo día de clases. No tienen los recursos emocionales necesarios para entablar relaciones. Por lo tanto, terminan portándose mal por frustración y angustia. O se disocian y terminan abstrayéndose de la situación. Esas conductas pueden llevar a un diagnóstico equivocado. Por ejemplo, se puede pensar que un niño tiene TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) cuando la verdadera causa de su aflicción es un trauma.

Para que un niño adquiera resiliencia, se le debe presentar un reto acorde. Debe ser una prueba o un ejercicio saludable, no una hazaña imposible.

 

El trauma del racismo sistémico se transmite de generación en generación.

Imaginen que están cruzando la calle con su madre cuando ven un perro grande. Sienten que su madre se pone tensa y de pronto empiezan a sentir miedo.

Las emociones son contagiosas, especialmente, para los niños. Los niños absorben los pensamientos y sentimientos de sus padres como esponjas. Es así como un trauma se puede transmitir de una generación a la siguiente. Por lo tanto, no solo debemos preguntarnos “¿Qué te pasó?“. También debemos entender lo que les pasó a ellos: ¿qué les pasó a sus padres y a sus abuelos, y qué heredaron ustedes de ellos?

El mensaje clave aquí es: El trauma del racismo sistémico se transmite de generación en generación.

Volvamos al ejemplo del perro. Quizá su madre haya reaccionado con miedo por alguna mala experiencia personal. Pero su miedo también está reforzado por décadas de trauma heredado. Antes se adiestraba a los perros para cazar y atacar a las personas esclavizadas. Muchas generaciones después, se usaron perros como armas contra los manifestantes que abogaban por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos. Y, hoy en día, los perros acompañan a los policías que ejercen una fuerza desproporcionada contra los negros. Por lo tanto, si ustedes son negros, su miedo a los perros es, en parte, una herencia. Es una larga historia.

El trauma se transmite por medio de relatos y actitudes, y por contagio emocional. Pero también tiene el poder de afectar nuestros genes. Una persona nacida en la esclavitud tuvo que hacer frente a una violencia sistémica brutal. Su sistema de supervivencia se encontraba en estado de alerta máxima y moldeaba sus redes reguladoras centrales. Las primeras investigaciones han mostrado que estas modificaciones pueden transmitirse genéticamente a las siguientes generaciones, a pesar de que los entornos de estas últimas no incluyan las mismas amenazas.

Entender estas historias de traumas puede hacernos sentir empatía con las experiencias de nuestros padres y abuelos, y con nuestros miedos aparentemente irracionales. También es un componente esencial de la atención informada de traumas. El trauma de las personas no blancas no ocurre en un vacío sociopolítico. Ocurre en un contexto de siglos de colonización violenta, esclavitud y racismo. Hoy en día, el racismo afecta los niveles de violencia que sufren todos los días las poblaciones negras, morenas e indígenas. También afecta a su tratamiento por parte de las instituciones del Estado. Los hijos de la población de color corren mucho más riesgo de ser separados de sus familias, medicados en exceso, internados en instituciones o etiquetados como “niños problemáticos”.

Cualquier institución, sea una escuela, un hospital o una organización de acogida, puede apoyar adecuadamente a los sobrevivientes de traumas solo si también practican el antirracismo. Eso supone cuestionar sus prejuicios y examinar cómo la propia institución perpetúa las prácticas racistas. La atención informada de los traumas solo puede ser eficaz si los traumas se consideran problemas sociales y no individuales, problemas que debemos abordar juntos.

 

Podemos superar las experiencias traumáticas con el apoyo adecuado.

Casi la mitad de los niños que viven en los Estados Unidos han tenido una experiencia traumática grave. Y el 60 % de los adultos informan haber sufrido al menos un incidente traumático en el pasado.

En virtud de lo que hoy sabemos sobre cómo afectan los traumas al cerebro, imaginen el efecto de estas experiencias en nuestras comunidades más amplias y en el país en general. Si tantas personas tienen reacciones sensibilizadas al estrés, ¿acaso es de extrañar que tantas personas reaccionen con violencia o intolerancia hacia las diferencias? ¿Nos sorprende que los adultos no puedan dar a sus hijos el apoyo que necesitan para regularse?

Este es el mensaje clave: Podemos superar las experiencias traumáticas con el apoyo adecuado.

Los traumas siempre dejan una cicatriz. A las personas les encanta hablar de la resiliencia de los niños. Les gusta imaginar que los niños no absorben la violencia como los adultos, que tienen alguna capacidad innata para recuperarse del terror y el abuso. Ahora sabemos que esto es totalmente falso. El cerebro de los niños es maleable. El trauma les afectará, aunque ustedes no puedan verlo por fuera.

Tal vez sigan teniendo un buen desempeño en la escuela, pero les costará más energía que antes. O su salud física se deteriorará. Por ejemplo, el estrés puede afectar el sistema neuroendocrino de los niños, lo que aumenta su riesgo de contraer enfermedades como la diabetes.

Los sobrevivientes de traumas necesitan apoyo, no solo en los días y semanas que siguen al incidente, sino hasta la edad adulta. Necesitarán atención adecuada de proveedores de servicios de salud que entiendan los retos particulares de trabajar con personas traumatizadas.

Pero, lo que es igual de importante, necesitarán el apoyo continuo de sus comunidades.

El hecho de que el viaje de Oprah para recuperarse de su trauma haya implicado crear una comunidad no es una coincidencia. A lo largo de las últimas décadas, la pequeñita que estaba tan sola y aislada logró una trayectoria profesional basada en los vínculos. Ha entrevistado a decenas de miles de personas y ha enseñado a millones más que no están solas en sus experiencias de trauma y abuso. En cierto sentido, ha creado la comunidad que nunca tuvo.

Todos necesitamos el apoyo de nuestras comunidades para sanar. No solo el apoyo de los terapeutas o de nuestra familia, sino el de nuestras escuelas, lugares de trabajo, sistemas de justicia y lugares de culto. Necesitamos comunidades informadas sobre el trauma. Con el apoyo adecuado, podemos aprender a vivir con traumas y sacar sabiduría postraumática de nuestras experiencias.

 

Resumen final

El mensaje clave de estos blinks:

Las experiencias traumáticas transforman literalmente nuestro cerebro, sobre todo, cuando somos muy jóvenes. Afectan nuestro modo de reaccionar al estrés y la rapidez con que nos recuperamos de la adversidad. Aunque no podemos borrar las experiencias traumáticas, podemos cultivar la resiliencia frente a ellas. Fomentando la vinculación con los demás y aprendiendo estrategias positivas de regulación, podemos adiestrar a nuestro cerebro para que reaccione de manera distinta a los factores desencadenantes. Los traumas no son afecciones individuales. Son consecuencia de experiencias destructivas, como el racismo y la pobreza. Como sociedad, tenemos que abordar los traumas juntos.

Si quieren saber más sobre la labor del doctor Perry con los traumas infantiles y el cerebro, consulten la Neurosequential Network en www.neurosequential.com o Child Trauma Academy en www.childtrauma.org.

¿Tienen comentarios?

Nos encantaría saber lo que piensan sobre nuestro contenido. Simplemente envíennos un correo electrónico a [email protected] con What Happened to You? como asunto y compartan sus opiniones.


Si quieres disfrutar de todas las ideas principales del libro What Happened to You? de Bruce D. Perry, MD, PhD y Oprah Winfrey, ¡no esperes más! Haz clic en el siguiente link para acceder al resumen completo.

 

Al registrarte, tendrás 7 días de prueba de Blinkist Premium para poder leer este título y descubrir muchos otros. Además, recuerda cambiar tu idioma a español en Ajustes para acceder a todo el contenido disponible en español. ¡Aprovéchalo!

Facebook Twitter Tumblr Instagram LinkedIn Flickr Email Print