close Facebook Twitter Instagram LinkedIn
14 mins

Sapiens: de animales a dioses de Yuval Noah Harari, resumen del libro

De animales a dioses: Breve historia de la humanidad
by The Blinkist Team | Jun 15 2023

En este resumen del popular libro Sapiens: de animales a dioses de Yuval Noah Harari te presentamos las ideas principales de este clásico best-seller.

 

Sinopsis

Sapiens: de animales a dioses (2015) hace un seguimiento de la evolución de nuestra especie, desde el surgimiento de nuestros ancestros más antiguos hasta nuestro lugar actual en la era tecnológica moderna. ¿Cómo hemos logrado nosotros, una especie de simios sin pelo y sin cola, dominar por completo todo el planeta? Estos blinks muestran los desarrollos y las tendencias que han permitido que el Homo sapiens llegue a la cima.

 

¿A quién está dirigido?

  • Personas curiosas sobre por qué nuestra especie, el Homo sapiens, llegó a gobernar el mundo.
  • Quienes quieran saber cómo los humanos terminaron viviendo en una comunidad mundial capitalista.
  • A quienes les interese descubrir los inicios de la sociedad y la cultura humana.

 

Acerca del autor

Yuval Noah Harari trabaja como profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén y se especializa en historia mundial y militar. Sapiens: de animales a dioses es su primer éxito de ventas internacional, que se tradujo a más de 60 idiomas.

 

¿Qué beneficio ofrece? Sumergirse en el viaje de 300 000 años de la humanidad.

Si están escuchando esto, hay muchas posibilidades de que sean humanos.

Los humanos somos bastante especiales. Estamos en la cima de la cadena alimenticia. Llevamos décadas explorando el espacio. Y somos la especie responsable de inventar la rueda, la agricultura, internet… y, por supuesto, la pizza congelada.

Hoy en día, prácticamente dominamos el planeta y ni siquiera hemos existido tanto tiempo en él. Una de las principales preguntas que explora Yuval Noah Harari en su libro Sapiens: de animales a dioses es cómo llegamos a esto.

¿Por qué nosotros? ¿Por qué el Homo sapiens?

En los blinks de este clásico contemporáneo, los llevaremos en un viaje vertiginoso hacia nuestros orígenes y exploraremos momentos clave de nuestra historia, desde el desarrollo del lenguaje hasta la creación del dinero, momentos que nos han convertido en quienes somos hoy.

 

Aunque no fue el primer humano, el Homo sapiens llegó para reemplazar a todas las demás especies humanas en la Tierra.

Los seres humanos pisaron por primera vez el mundo hace unos dos millones y medio de años.

En ese entonces, no éramos tan especiales. No dividíamos átomos ni intercambiábamos NFT.

En muchos sentidos, éramos simplemente un animal más y no teníamos mayor impacto en nuestro medio ambiente que los loros, los guepardos o las medusas.

Claro, teníamos cerebros grandes, caminábamos erguidos, usábamos herramientas y éramos muy sociales, pero no éramos los únicos. Había muchos otros humanos alrededor.

Es un error común pensar que el Homo sapiens, la última especie humana en entrar en escena, evolucionó de forma lineal a partir de especies humanas anteriores, cuando, en realidad, los primeros Homo sapiens existieron a la par de al menos otras seis especies de humanos.

Estaba el Homo floresiensis, un pequeño ser humano arcaico que alcanzó una altura máxima de un metro, pero que era lo suficientemente inteligente y organizado como para cazar elefantes. Estaba el Homo denisova, una especie nativa de Siberia que se descubrió en 2010, lo que plantea interrogantes sobre qué otras especies humanas extintas aún nos quedan por descubrir. Y, por supuesto, estaba nuestro famoso primo, el Homo neanderthalensis.

A pesar de llamarnos sin pudor Homo sapiens, que en latín significa “hombre sabio”, definitivamente no éramos los únicos simios inteligentes que andaban por ahí. De hecho, los neandertales cazaban mamuts y perfeccionaron sus técnicas de asar carne mucho antes de que existiéramos. Además, sus cerebros eran más grandes que los nuestros.

Entonces, si no éramos tan especiales en nuestros días de juventud, ¿cómo es que prosperamos y nos extendimos por todo el mundo, mientras que otras especies humanas se extinguieron y apenas dejaron rastro? ¿Qué sucedió con todos nuestros primos?

Hay dos teorías contradictorias para explicar esto: una un poco más “íntegra” y la otra más “siniestra”.

La teoría del entrecruzamiento sugiere que el Homo sapiens comenzó a aparearse con otras especies de humanos, sobre todo con el Homo neanderthalensis, lo que resultó en la fusión gradual de estas dos especies. Hay pruebas que respaldan esta teoría: el ADN de los europeos modernos contiene entre el 1 y el 4 % del ADN de los neandertales y algo de ADN de otras especies humanas anteriores. Pero los críticos de esta teoría señalan que el apareamiento entre neandertales y sapiens rara vez podía ser posible porque eran especies diferentes y no poblaciones de la misma especie.

La teoría del reemplazo, en cambio, sugiere que el Homo sapiens, gracias a sus habilidades y tecnología ligeramente superiores, llevó a otras especies humanas hacia la extinción, ya sea quitándoles sus fuentes de alimento o matándolas de forma violenta. Si esta teoría es cierta, queda claro que no hemos superado nuestra tendencia a matar a otros humanos en función de disputas sobre recursos y diferencias superficiales.

Entonces, ¿qué teoría es cierta? ¿Nos cruzamos con otras especies humanas y nos convertimos en una gran familia feliz, o llevamos a nuestros primos a la extinción?

El jurado aún está deliberando y el debate continúa a medida que sigue llegando nueva evidencia, pero hay una buena posibilidad de que ambas sean en parte ciertas. En el próximo blink, veremos más detenidamente las ligeras ventajas que los sapiens tenían sobre otros humanos que les permitieron dominar el mundo.

 

Con la revolución cognitiva, el Homo sapiens adquirió habilidades de pensamiento y comunicación que le permitieron conquistar el mundo.

La primera evolución de los sapiens se remonta a hace unos 150 000 años. Durante muchos milenios, se ocuparon más que nada de sus propios asuntos en África Oriental. No creaban ningún arte extraordinario ni elaboraban herramientas complejas. En un punto, intentaron migrar al norte y lucharon con los neandertales. Los sapiens perdieron y regresaron a su lugar, mientras que los neandertales siguieron dominando el Oriente Medio por otros 30 000 años.

Pero, más adelante, hace algunos 70 000 años, ocurrió algo verdaderamente increíble. Los sapiens empezaron a lograr grandes avances. Empezaron a construir barcos, aceite para lámparas, y arcos y flechas. Formaron comunidades más grandes y más sofisticadas, y crearon redes de comercio.

También mejoraron sus técnicas de caza, lo que dejó un largo rastro de extinciones.

Por ejemplo, hace tan solo 50 000 años, Australia estaba habitada por una multitud de mamíferos terrestres de gran tamaño, como perezosos terrestres de 6 metros de altura, ¡y armadillos del tamaño de minivans! Pero, en el plazo de solo unos miles de años desde la llegada de los Homo sapiens, la gran mayoría de estos animales se extinguieron.

Y, luego, fueron otras especies humanas las víctimas de nuestros ancestros sapiens, como vimos en el último blink. Cuando los sapiens dejaron África por segunda vez, lucharon contra los neandertales nuevamente. Esta vez ganaron. No solo conquistaron el Oriente Medio, sino que eliminaron a todas las demás especies humanas de la faz de la tierra.

No se conoce del todo por qué los sapiens lograron esta nueva ventaja, pero algo sucedió con la estructura de nuestro cerebro, un salto evolutivo conocido como la revolución cognitiva.

Antes, nuestro cerebro era similar al de los neandertales. Pero, luego, como sugieren las teorías más aceptadas, una mutación genética accidental cambió nuestras conexiones internas y empezamos a pensar, aprender y recordar de mejor manera. ¡Una feliz coincidencia!

Pero es más importante comprender los efectos de la revolución cognitiva que las causas de ella. Y el resultado más importante de esta mutación genética aleatoria es el don del lenguaje. Entonces, no sorprende que el desarrollo de un lenguaje complejo fuera uno de los factores más importantes en la dominación del Homo sapiens. Profundicemos en los motivos.

 

La capacidad de desarrollar un lenguaje complejo le dio al Homo sapiens grandes ventajas, que le permitieron expandirse y prosperar.

Sin duda, no somos las únicas criaturas con lenguaje. Las abejas zumban para informar a sus camaradas sobre el paradero de los alimentos. Los chimpancés tienen llamadas específicas que significan “¡Cuidado! ¡Un águila!”, que suenan un poco diferente a las llamadas que significan “¡Cuidado! ¡Un león!”. Y lo más probable es que los neandertales tuvieran algún tipo de lenguaje más significativo que simples gruñidos.

Pero nuestra capacidad para el lenguaje es diferente. El lenguaje humano es increíblemente complejo y elaborado, en particular, en comparación con los métodos de comunicación de otras especies. Es por eso que los sapiens gobiernan el mundo, mientras que las abejas están en peligro de extinción, los chimpancés están encerrados en zoológicos y los neandertales se han extinguido.

Los Homo sapiens son animales sociales. Vivimos en comunidades. El lenguaje permite que la información fluya libremente entre los individuos en esas comunidades, lo que significa que las lecciones importantes (sobre alimentos, depredadores, o incluso individuos peligrosos y no confiables dentro del grupo) se pueden compartir a un nivel mucho más detallado que cualquier otro animal.

Por ejemplo, con el uso del lenguaje, una persona que ha encontrado abundantes árboles frutales puede decirles a los demás exactamente dónde están. Alguien que ha descubierto el escondite de un depredador puede advertir al resto del grupo que evite esa zona. En ambos casos, el lenguaje elaborado le da a la comunidad una clara ventaja.

Pero, quizás el mayor beneficio del lenguaje es que ayuda a crear un entendimiento común entre los miembros de un grupo, y esto es lo que les da a los humanos su ventaja única.

Volvamos a las abejas y los chimpancés por un segundo. Las abejas también pueden trabajar juntas en grandes grupos, pero su cooperación es muy rígida y no pueden adaptar su orden social en función de los cambios en su entorno, como nuevas amenazas u oportunidades.

Los chimpancés pueden cooperar con mayor flexibilidad y adaptarse a los cambios que perciben. Pero solo pueden colaborar en grupos bastante pequeños porque, para cooperar, necesitan conocer íntimamente a la otra parte. No lucharán juntos a menos que se hayan acicalado mutuamente y, como sacar con amor las liendres del pelo de un amigo lleva tiempo, generar confianza de esta manera no es factible en grupos grandes. Es por eso que las comunidades de chimpancés suelen tener un máximo de cincuenta individuos.

El único animal que puede cooperar con flexibilidad y en grupos grandes es el Homo sapiens. Y eso es porque, a través del lenguaje, no solo podemos compartir información sobre el mundo físico, sino que también podemos compartir información sobre ideas abstractas, como dioses, historia y derechos humanos.

Estas ideas, a las que Harari se refiere como mitos comunes, son creaciones ficticias de la mente humana y son nuestro invento más ingenioso hasta el momento. Son la piedra angular de la cultura humana y son lo que nos hace tan efectivos a la hora de colaborar.

Analicemos esto un poco más, porque en realidad es uno de los argumentos centrales del autor. Harari argumenta que la razón por la que el Homo sapiens ha dominado el planeta es que somos el único animal que puede compartir historias sobre cosas que existen solo en nuestra imaginación, como el dinero, los dioses y los estados. Si creemos en los mismos mitos comunes, podemos colaborar en grupos grandes y trabajar hacia objetivos comunes. Sí, así es. La razón por la que somos tan poderosos es porque tenemos la costumbre de creer en ficciones.

Tomemos el dinero como ejemplo. El valor del dinero no tiene una realidad física. Pero, como exploraremos en detalle más adelante, cuando creemos de forma colectiva en el mito de que necesitamos dinero para sobrevivir, podemos tener un sistema de intercambio muy complejo.

O piénsenlo de otra manera: analicen lo difícil que sería lograr que unos pocos millones de humanos participaran en un objetivo si solo habláramos de cosas que realmente existen. Nadie pagaría impuestos si no creyera que está sujeto a las leyes de su nación, ¡y estas leyes, así como sus naciones, son, de hecho, ficciones!

Los primeros Homo sapiens vivían en pequeños grupos de aproximadamente 150 miembros. Pero, a medida que se desarrollaron y difundieron nuestros idiomas y mitos comunes, fue posible aumentar de forma exponencial el tamaño de nuestras comunidades: de pueblos a ciudades, de ciudades a estados-nación y de estados-nación a nuestras sociedades modernas globalmente interconectadas.

 

Durante la revolución agrícola, los humanos se transformaron de recolectores a agricultores, lo que condujo a un crecimiento exponencial de la población.

Ahora vamos hacia el Blink 4, que trata sobre la revolución agrícola y cómo nos transformamos de recolectores a agricultores.

El Homo sapiens ha vivido un estilo de vida nómada durante la mayor parte de nuestra historia, y la gran mayoría de nuestros ancestros se han pasado la vida cazando presas y recolectando vegetación. En lugar de establecerse en un área, se trasladaban hacia donde abundaba la comida.

Pero hace unos 12 000 años, todo esto cambió. La revolución agrícola se refiere al momento en que el Homo sapiens dejó de depender únicamente de la caza y la recolección y, en cambio, comenzó a cultivar y domesticar animales. En unos 10 000 años, casi toda la humanidad se había asentado para practicar la agricultura, un cambio revolucionario por completo,

y algo desconcertante. Hoy en día, la agricultura puede darse por sentada, pero es difícil ver por qué nuestros primeros antepasados la prefirieron antes que el estilo de vida de los cazadores-recolectores.

Por un lado, en términos de mano de obra, la agricultura consume mucho más tiempo y es más agotadora. Mientras que un cazador-recolector debe pasar unas cuatro horas recolectando suficiente comida, un agricultor debe trabajar desde el amanecer hasta el anochecer en el campo.

Y, además, se suma la calidad de la comida que ofrece. La agricultura primitiva proporcionó a nuestros antepasados una gama limitada de cereales que son difíciles de digerir y carecen de nutrientes y vitaminas, como el trigo. Comparen esto con la amplia variedad de carne, nueces, frutas y pescado que conseguía un cazador-recolector.

Entonces, ¿qué nos convenció para trabajar más horas solo para comer peores alimentos?

Hay dos motivos. Primero, el cambio a la agricultura fue un proceso lento y gradual. Con cada generación, el proceso se arraigó más en la sociedad y, cuando nos dimos cuenta de que la agricultura tenía muchas desventajas, ya era demasiado tarde para dar marcha atrás.

En segundo lugar, a pesar de sus múltiples fallas, la agricultura tenía una gran ventaja: proporcionaba muchos más alimentos por unidad de territorio. Los agricultores podían cultivar una gran cantidad de plantas comestibles en solo una pequeña porción de tierra, lo que significó un aumento en el suministro de alimentos que llevó a las sociedades humanas a poder sostener poblaciones mucho más densas. Y así la población de Homo sapiens explotó. La revolución agrícola nos permitió mantener vivas a más personas, aunque en peores condiciones.

Pero el aumento de población también generó un problema: ¿cómo harían frente las sociedades a un semejante incremento? Estos son desafíos a los que aún nos enfrentamos hoy y son los que exploraremos en los próximos blinks.

 

Para facilitar el comercio en grandes comunidades, los humanos inventaron el dinero y la escritura.

La vida antes de la revolución agrícola era relativamente simple. Si había poca carne, simplemente se podía pedir a los vecinos que compartieran sus excedentes. La mayoría de las veces, estos ayudarían, con la certeza de que, si en el futuro ellos estuvieran problemas, les devolverían el favor.

Pero, con el desarrollo de la agricultura, esta economía de favores se convirtió en un sistema de trueque.

¿Por qué?

Debido a su eficiencia, la agricultura permitió a las personas producir suficientes alimentos para la comunidad. Al no estar ya bajo la presión constante de buscar la próxima comida, algunas personas desarrollaron nuevos oficios como la herrería y el tejido. Para obtener alimentos, intercambiaban sus productos terminados (un cuchillo, por ejemplo, o una pala) con los agricultores que los necesitaban.

Pero muy pronto esta economía de trueque también resultó insuficiente.

A medida que el mercado de intercambio siguió creciendo, se volvió más difícil encontrar a alguien que quisiera sus bienes y cuyos bienes alguien quisiera a cambio. Por ejemplo, si estuvieran tratando de obtener un poco de carne de cerdo jugosa de un granjero a cambio de su cuchillo, ¿qué harían si él ya tiene muchos cuchillos? ¿O si necesitara un cuchillo, pero aún no tenía un cerdo para matar? Podría prometerles un cerdo en el futuro, pero ¿cómo saben que cumplirá con su palabra?

Fue en respuesta a esos problemas que, alrededor del año 3000 a. C., el Homo sapiens desarrolló la escritura y el dinero.

Los sumerios de la Mesopotamia fueron los primeros en hacer esto. Para almacenar la información necesaria para transacciones complejas, comenzaron a grabar las transacciones de las personas en tablillas de arcilla usando símbolos económicos simples. Casi al mismo tiempo, comenzaron a usar la cebada como moneda, como un método estandarizado de pago.

De esta forma, podrían pagarle al criador de cerdos en una moneda fácilmente convertible en cualquier otra cosa que pudiera necesitar. O, si les prometió un cerdo, podrían registrar la transacción y hacer que cumpla con su promesa más tarde.
 


Si quieres disfrutar de todas las ideas principales del libro Sapiens: de animales a dioses de Yuval Noah Harari, ¡no esperes más! Haz clic en el siguiente link para acceder al resumen completo.

 

Al registrarte, tendrás 7 días de prueba de Blinkist Premium para poder leer este título y descubrir muchos otros. Además, recuerda cambiar tu idioma a español en Ajustes para acceder a todo el contenido disponible en español. ¡Aprovéchalo!

Facebook Twitter Tumblr Instagram LinkedIn Flickr Email Print